Cómo iniciar una presentación

img

La forma en la que comiences tu presentación va a ser determinante para captar la atención del público. 
¿Sabías que 7 segundos bastan para generar una primera impresión? ¿Sabías que de esa primera impresión depende la forma en la que te tratarán y lo que pensarán de vos?

Tenemos muy poco tiempo para demostrar por qué el público debería escucharnos, para transmitir seguridad y para inspirar confianza. 
A la hora de iniciar, el lenguaje no verbal desempeña un papel fundamental y debemos tenerlo en cuenta. 
Dado que el tiempo es clave tenemos que diseñar el inicio de nuestra presentación con la mayor dedicación posible.
Es importante practicar, practicarlo tantas veces como sea necesario. Podemos improvisar durante el desarrollo de la presentación, pero no podemos fallar en el inicio. 

A continuación te muestro cuáles son las claves para iniciar tu presentación y captar la atención del público desde el comienzo

Postura firme y relajada
 
¿Quién podría confiar en alguien que no confía en sí mismo? Yo creo que nadie. 
Es por eso que te sugiero ingresar al escenario con paso firme, pero tranquilo, conservar una postura erguida, pero no rígida. Llegar hasta el centro del escenario y mirar a todo el público en silencio. Tu presencia va a  transmitir autoconfianza y seguridad. 
Sabemos que nuestra primera impresión es fundamental para definir lo que los demás piensen de nosotros y que es muy difícil cambiar esa primera impresión. No tenemos una segunda oportunidad para la primera impresión.
Mantené tu postura firme y relajada, con los brazos expresando las ideas y no cruzados o detrás de tu cuerpo. 

Sonreír

Si nuestro objetivo es generar una buena primera impresión no podemos escatimar en gestos de positividad y que transmitan seguridad.
Sonreír nos hace ver más accesibles y más amables. Al sonreír generamos un ambiente de bienestar y confianza entre los presentes.
La sonrisa es lenguaje universal, nos muestra descontracturados y libres de prejuicios.
Una sonrisa en el rostro nos presenta como personas más abiertas, flexibles y sociables. 

Mirar al público

Es sabido que mirar a los ojos a una persona es sinónimo de franqueza y transparencia. Entonces ¿Por qué no hacerlo cuando estamos presentando? Y no me refiero a una mirada constante, porque sin dudas te vas a causar el efecto contario.

Una mirada que dure más de tres segundos podría causar incomodidad a algunas personas. Te sugiero miradas de duración breve, de un par de segundos.

Es verdad que no siempre podremos dedicar una mirada a cada uno de los espectadores, dependiendo de la cantidad de ellos la tarea podría no ser viable. No obstante eso, debemos tener presente la importancia de la mirada y dedicar atención a la importancia de establecer la conexión visual con algunas personas. 
Es muy efectivo detener nuestra mirada en una persona y continuar con nuestra charla tal como si eso se tratara de una conversación entre dos. Este hecho generará un compromiso entre el presentador y el público. 


Sorprender

Todo el mundo está cansado de las presentaciones que comienzan así:
"Buen día, me llamo Eduardo y estoy muy contento por estar acá. Quiero agradecer a las personas que hicieron posible esto, sobre todo a la organización por darme la posibilidad de mostrar mi producto y al equipo de planificación por brindarme la posibilidad de..."
Basta con escuchar esas frases para prever cómo continuará esa presentación. Al comenzar así sólo vas a conseguir aburrir a todos y que se desconecten.
Para ganar la atención desde el primer instante te recomiendo comenzar con alguna de las siguientes técnicas.
  • Iniciar la presentación con un dato llamativo
"Sabías que más del 50% de la gente del mundo nunca ha hecho o recibido una llamada telefónica" 
  • Iniciar la presentación realizando una pregunta retórica
"¿Estás cansado de recargar tu teléfono móvil todas las noches?" 
  • Iniciar la presentación contando una historia
"En 1938 más de 15.000 argentinos nazis festejaron en el Luna Park la anexión de Austria por parte del régimen de Hitler" 

Cada uno de esos comienzos te garantiza captar la atención del público y prepararlo para una gran presentación. Probá iniciar tu presentación así y descubrí cómo el público se conecta desde el primer instante.